1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://comidamexicana.about.com/od/PlatosPrincipales/tp/Hamburguesas-Mexicanas.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

Comenta en el foro

Hamburguesas mexicanas

Por

Para muchos mexicanos el comerse una hamburguesa ya dejó hace mucho de ser algo extraordinario, a pesar del origen norteamericano de este alimento. Sin embargo -- y como suele suceder cuando se adopta algo de una cultura vecina -- la hamburguesa no cruzó la frontera sin experimentar algunos cambios que la hiciera más afín a los gustos y los ingredientes nacionales. A continuación te proporcionamos una variedad de ideas para que te animes a ¡mexicanizar tu hamburguesa!

El concepto

Una hamburguesa mexicana
foto (c) Robin Grose

Los elementos básicos de una hamburguesa son: un pan, una "tortita" de alguna proteína, verduras y condimentos. La clásica hamburguesa americana consiste en pan de bollo, carne molida de res en tortita (frita o a la parrilla), verduras como son la lechuga y la cebolla y condimentos como son la mostaza, la salsa catsup y la mayonesa. Puede o no llevar queso amarillo derretido. Al cambiar uno o varios de esos elementos por otro ingrediente puede uno ir haciendo un plato más al gusto latino.
En la foto: una hamburguesa de carne de res con frijoles refritos, jitomate, aguacate y rajas de jalapeño sobre pan de bollo.

La carne

Una hamburguesa cruda
foto (c) Ray Kachatorian / Getty Images

Si bien la más común para una hamburguesa sea la carne molida de res, ¿por qué no una mezcla de res con cerdo, o una combinación de carne y chorizo? También se antojan las de pollo o pavo molido o de atún de lata. Los vegetarianos la harán tal vez de soya texturizada o de tofu. Otra opción sería asar unos hongos portobello, que son grandes y con una consistencia similar a la carne pero sin contener nada de origen animal.

Existen muchas opciones para condimentar esa carne molida: hierbas frescas o deshidratadas (orégano, comino, chile en polvo; recomendamos eneldo para el pescado). Es fácil agregar un poco de cebolla, pimiento, chile y/o ajo picados muy finamente, así como un chorro de salsa picante, inglesa o de soya (pero que sea poquito para no humedecer demasiado la carne). Hay quienes la preparan incorporando un huevo crudo y un poco de pan molido como se acostumbra al hacer un pastel de atún o de carne.

¿Freírla sobre la estufa o asarla en parrilla? Según tus posibilidades y gustos; ambos métodos producen una hamburguesa muy sabrosa. Solo recuerda parar el cocimiento cuando la hamburguesa esté en su punto; es decir, cocida y sin color rosado por dentro, pero sin sobrecocerse y quedar seca. No perfores la hamburguesa con cuchillo ni tenedor durante su proceso de cocción, pues eso permite la salida de los jugos que la hacen tan suculenta. Utliza mejor una espátula de metal o unas tenazas para voltear la pieza.

La verdura

Calabacita asada
foto (c) Robin Grose

No tiene nada de malo lo clásico: la lechuga, la cebolla, unas rebanaditas de tomate y tal vez unos pepinillos. Tal vez más mexicano, sin embargo, sería un poco de aguacate. ¿O qué tal unas rajas de chile poblano (con o sin crema) o unos champiñones guisados con epazote? Si estás haciendo las hamburguesas a la parrilla, opta por asar unas rebanadas medianamente gruesas de calabacita o hasta unas pencas de nopal (úntalas primero con un poco de aceite) y colocarlas encima de la carne a la hora de servir. Además de un toque latino, estás agregando valor nutricional a tu plato.
En la foto: una rebanada asada de calabacita.

Las salsas y el queso

Guacamole botanero
foto (c) Robin Grose

No es necesario limitarse a la salsa catsup y la mayonesa para aderezar tu manjar. Unta el pan con unos frijoles refritos, al estilo de una torta mexicana. No hay pierde también con una buena cucharada de guacamole o de salsa cruda tipo pico de gallo. Ni hablar de todas las opciones de salsas líquidas picosas o rajas de chile o rebanadas de zanahoria en escabeche (o simplemente el jugo o "caldito" de dichas rajas).

Si optas por agregarle queso a tu hamburguesa, tienes para escoger entre los dos tipos de quesos mexicanos: los que se derriten bien o los que se mantiene intactos. Si deseas queso derretido, utiliza el quesillo de Oaxaca, un buen manchego mexicano o el queso doble crema; si no, siempre será grato una rebanada de queso blanco o panela.

El pan

Tacos de  hamburguesa
foto (c) Robin Grose

No forzosamente se tiene que emplear un pan de bollo para una hamburguesa. ¿Que tal un bolillo o una telera (pieza de pan con el cual suele armarse el gran "sandwich" mexicano conocido como "torta"), produciendo así una "tortuguesa"? Sale exquisita también con un pan de hojaldre o una cemita.

Asimismo, puedes cortar la carne en trozos rectangulares largos para después envolverla en pan árabe (pita) o en tortillas, lo que vendría siendo básicamente un "taco de hamburguesa." Si usas las tortillas de maíz harás de la hamburguesa un plato accesible para los celíacos, personas que por una alergia no pueden tolerar el gluten que contiene el trigo de harina con el cual se elabora el pan.

Los que desean minimizar los carbohidratos -- o simplemente no tienen mucha hambre -- tal vez prefieran comerse la hamburguesa al plato, sin pan de ninguna clase, acompañada de frijolitos refritos y una rica ensalada de lechuga, tomate y aguacate.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.